Encuéntrenos

Síganos

Youtube

Inquietudes

Educación, paz y posconflicto
1

Diálogos con ELN, camino hacia la Paz



Con el ánimo de conmemorar los 15 años de actividades del Programa Pedagogía de Paz de la Universidad Pedagógica Nacional se llevó a cabo la sesión inaugural para la programación en el presente año con la realización de la mesa redonda y foro titulado:“Importancia histórica de los diálogos con el ELN” que contó con la activa participación académica del profesor Alejo Vargas Velásquez en nombre de la Universidad Nacional de Colombia, Rosa Emilia Salamanca dirigente feminista y Presidenta Ejecutiva de Corporación de Investigación y Acción Social y Económica -CIASE, Carlos Velandia Jagua Consultor e investigador en temas de paz y Luis Eduardo Celis de la Corporación Nuevo Arco Iris. El Dr. Horacio Serpa quien había sido invitado en su condición de Ex Alto Comisionado de Paz se excusó de asistir por las dificultades de la campaña electoral.

 

A esta significativa convocatoria universitaria se hicieron presentes diplomáticos de la Embajada de Suiza Philipp Lustenberger, Primer Secretario Jefe del Programa de Seguridad Humana y Martin Jaggi Director de Cooperación; Embajada de la República de Cuba Juan Roberto  Loforte Osorio, Ministro Consejero y Luis E. Medina Pérez, Segundo Secretario; Embajada de la República de Argentina Gustavo Oliva, Ministro; Alberto Orgulloso Martínez Asesor Despacho Vicepresidencia de la República; Andrei Gómez Suárez, Centre For Criminology University of Oxford; Christian Voelkel Internacional Crisis Group, entre otros. Además, se hicieron presentes representantes de la Universidad Industrial de Santander, Santo Tomas, Sergio Arboleda, La Salle y Cundinamarca; Comité Permanente por la defensa de los Derechos Humanos; así como un significativo grupo de profesores de la Universidad Pedagógica; estudiantes universitarios como Lewis Leonardo Barriga representante del Consejo Académico de la UPN y miembro de la MANE y FEU-Colombia; Verónica Cardona de la Unidad de Procesos Populares de Bogotá y Andrés Triana del Laboratorio de jóvenes campesinos y urbanos por la Paz.

 

El Señor Presidente de la República Juan Manuel Santos, el Señor Fiscal General de la NaciónEduardo Montealegre Lynett y la Ministra de Relaciones Exteriores María Ángela Holguín Cuéllarquienes habían sido invitados al foro, remitieron sendas comunicaciones estimulando los esfuerzos por la paz y excusándose de su presencia por compromisos adquiridos con anterioridad.

En mi condición de director del Programa Pedagogía de Paz expresé las siguientes reflexiones:

 

1. Ratificar desde la comunidad universitaria la búsqueda de los caminos que nos conduzcan a la paz y a la convivencia entre todos los colombianos orientando nuestros esfuerzos académicos a estudiar y conocer la génesis profunda del conflicto social y armado que padece las sociedad colombiana en estos últimos 50 años.

 

2. El conflicto social y armado tiene raíces que se remontan a los orígenes de lo que se ha denominado “la guerra de los mil días” que sufrió nuestra sociedad a fines del siglo XIX y comienzo del XX y que se continuó con lo que se llamó “la revolución en marcha” de Alfonso López Pumarejo continuándose con el asesinato del caudillo Jorge Eliécer Gaitán, lo que originó la violencia política  y que va hasta el surgimiento del Frente Nacional. En el año de 1964 aparece la insurrección colombiana que se expresa en tres grupos armados ELN, FARC y EPL. Tiene especial importancia la aparición y posterior sacrificio del profesor universitario y Capellán de la Universidad Nacional Camilo Torres Restrepo.

 

3. La guerra consume el 6.5% del PIB. Es necesario y urgente reducir este gasto al menos el 4% del PIB. El excedente del 2.5% del PIB que se liberaría por razón del fin de la guerra y que equivale a 10.000 millones de dólares permitiría destinarlos a educación, cultura, deporte, ciencia y salud, haciendo una sociedad más justa y solidaria para todos los colombianos.

 

El profesor Alejo Vargas se refirió a la urgencia de comenzar los diálogos entre el Presidente Santos y el ELN por lo que recoge, entre otros aspectos, el pensamiento de Camilo Torres Restrepo en la vida social colombiana y en la Iglesia Católica. La presencia de su ejemplo dio inicio a la teología de la liberación que terminó impactando a toda la iglesia y que hoy se expresa con la llegada del Papa Francisco al solio de San Pedro.

 

Mostró, en su puntual intervención, los cinco esfuerzos que ha hecho el ELN por llegar a acuerdos de paz expresando el primero, con su presencia en la coordinadora guerrillera  luego las conversaciones en los gobiernos de Ernesto Samper, Andrés Pastrana y Álvaro Uribe. En estos esfuerzos no han podido ponerse de acuerdo y en la actualidad parece que pequeñas diferencias o contratiempos se convierten en grandes problemas que impiden el inicio del diálogo. Existen puntos de honor, formalidades o exigencias de la contraparte que impiden la iniciación ya de los diálogos. Manifiesta la importancia de la participación de la sociedad en la recomendación al gobierno y  al ELN de dar inicio pronto y urgente a estos diálogos.

 

Carlos Velandia hace un análisis de lo que fue el comportamiento del ELN durante los dos periodos presidenciales de  Uribe y muestra como una política de repliegue militar de la guerrilla logró proteger y evitar la confrontación manteniendo sus fuerzas. El ELN inicialmente plantea superar las causas que generaron el conflicto lo que ha impedido el inicio de los diálogos. El planteamiento en la actualidad es que gobierno e insurgencia discutan los temas que tienen que ver en concreto con el enfrentamiento armado y que la sociedad y el país, por aparte, discutan los grandes problemas en que está inmersa la sociedad colombiana, con temas como salud, educación y otros. Es necesario ampliar la democracia para poder escuchar a todos. Como aspecto central consideran que el ELN debe renunciar públicamente al secuestro y liberar a todos los secuestrados que tenga en su poder como una muestra de buena voluntad. La sociedad aplaudiría un gesto de esta naturaleza.

 

Rosa Emilia Salamanca manifestó el respaldo de las mujeres por la paz con el ELN y su esperanza a que esto se concrete, dijo que el ELN debe expresar mayor humildad en este momento histórico para Colombia donde la esperanza real es el fin de la guerra, manifestó que como mujeres no queremos ser representados por la insurgencia. Nosotros tenemos nuestra propia y auténtica representación. Dijo que el ELN debe reconocer los avances de las organizaciones populares y su fortaleza en la lucha popular. Queremos ser pactantes activas, no pactadas. Ratificó la propuesta de no más al secuestro, hecha en la Cumbre de Mujeres por la Paz. Reclamó la presencia de la mujer en las mesas de negociación y pidió que no se repita el caso de las FARC, que al inicio de los diálogos no hubiera ninguna mujer en la mesa de diálogo en La Habana. Por último, manifestó que lo fundamental es desmilitarizar el corazón y la mente y para esto es necesario llevar a cabo un cambio cultural y ético en el país.

 

Luis Eduardo Celis manifestó que la esperanza es la de convertir al ELN en una fuerza política, sin armas recogiendo en este esfuerzo el pensamiento social y político de Camilo Torres Restrepo. Expresó que ya no tiene ningún sentido la guerra y que diferente de la organización política, no hay otra posibilidad. Que es necesario caminar hacia la construcción de un nuevo frente político y social donde se articule en un proceso unitario la fuerza social y política del ELN y de las FARC después de terminados felizmente los diálogos y firmada la paz.

 

Alonso Ojeda Awad

Ex. Embajador de Colombia

Director Programa de Paz, Universidad Pedagógica Nacional